Garantizar la obligación de diligencia debida por parte del Estado hacia las víctimas de trata.

Al hilo de las recientes noticias sobre los pactos de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos y la inclusión en el mismo (punto 7.3) de una medida dirigida a la erradicación de la trata de mujeres con fines de explotación sexual, queremos ofrecer una reflexión sobre la necesidad de adoptar una Ley Integral para la Prevención, Asistencia y Protección a las víctimas de la Trata de Seres Humanos.

Esta es una demanda que llevamos trabajando desde hace años, junto a la Red Española contra la Trata de Personas (RECTP), de la que formamos parte más de 30 organizaciones.

Consideramos que una Ley Integral orientada a la Prevención, Asistencia y Protección a las víctimas de la Trata de Seres Humanos es la forma adecuada de garantizar que España cumpla con el mandato de protección y asistencia establecido en las Convenciones Internacionales, y en particular, con la obligación de diligencia debida por parte del Estado hacia las víctimas de trata.

En concreto, desde la RECTP, creemos que la máxima eficacia de los esfuerzos avanzados en España en materia de trata de personas sólo puede alcanzarse a través de una Ley Integral que siga los estándares internacionales imperantes en la materia y que deberá asegurar:

  • Que en la lucha contra la trata rija una perspectiva de derechos humanos capaz de situar a las víctimas en el centro de las actuaciones.
  • Que se adopte un enfoque integral que abarque todos los tipos de trata, a saber: sea cuál sea la finalidad de explotación a la que ésta se dirige –y no exclusivamente a la trata con fin de explotación sexual–; ya sea trata nacional o internacional; esté o no relacionada con la delincuencia organizada; y con independencia de cuál sea el sexo, la edad, el estatus administrativo de las víctimas o su nacionalidad.
  • Que las medidas de protección y asistencia se garanticen para todas las víctimas, de todas las formas de explotación, asegurando así que el enfoque integral sea efectivo.
  • Que se incorpore una perspectiva de género de manera transversal.
  • Que se incorpore una perspectiva de infancia que atienda a la especial vulnerabilidad de los y las menores en todos los ámbitos.
  • Que se promueva una lucha contra la trata coordinada y unificada en todo el territorio estatal.
  • Que se dote de coherencia al ordenamiento jurídico, solventando la actual regulación fragmentada y las lagunas existentes.

La necesidad de una ley integral para la Prevención, Asistencia y Protección a las víctimas de la Trata de Seres Humanos ya fue defendida por Marta González Coordinadora de Proyecto ESPERANZA en su comparecencia ante el Congreso de los Diputados en 2017, con motivo del Pacto de Estado contra la violencia de Género.

Proponemos así mismo la lectura del artículo publicado el pasado noviembre en la revista Trabajadora de CCOO, sobre la necesidad de un enfoque de género en el combate eficaz de la trata de personas, queremos ofrecer las siguientes reflexiones:

Destacados del artículo de Ángela Trujillo en la revista Trabajadora.

En efecto, en el ámbito de la trata de seres humanos, preocupa las posibles derivaciones de relacionar, expresamente y de manera exclusiva, a la trata sexual como aquella manifestación del delito constitutiva de una forma de violencia de género, a riesgo de que tal identificación lleve a interpretaciones restrictivas tornando invisibles, como resultado, a otras formas de explotación asociadas a la trata donde la perspectiva de género es notoria.

 

Tal inquietud no es infundada. Así, por ejemplo, téngase en cuenta el contenido de la medida 257 del Pacto de Estado en la cual se propone impulsar la aprobación de una ley orgánica de “lucha integral y multidisciplinar contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual”. Las consecuencias de implementar esta medida son varias. Entre ellas, desoye los estándares internacionales definitorios de la trata, deja fuera de su ámbito tanto a otras formas de explotación que constituyen violencia de género como a otras formas de explotación neutrales en cuanto al género, e “invisibiliza” a sus víctimas.

Marta González, Coordinadora de Proyecto ESPERANZA añade: Venimos trabajando desde hace años en visibilizar el fenómeno de trata en toda su magnitud, prestando atención a todas las formas de trata, además de la explotación sexual, la trata para explotación laboral, para mendicidad forzada, criminalidad forzada y matrimonios forzados, entre otras manifestaciones.

Esta es una de las líneas prioritarias de sensibilización del Proyecto Esperanza para los próximos dos años, en alianza con SICAR Cat, ya que es necesario entender y atender aquellas formas de trata que permanecen aún ocultas e invisibilizadas, para poder ofrecer protección, apoyo y acceso a derechos a todas las víctimas de trata.

WordPress Lightbox Plugin