La Trata  de Seres Humanos y el #COVID19 tienen una cosa en común: se les combate con unidad

El Equipo de Dirección y Coordinación del Proyecto Esperanza desde el mismo día que se declaró el estado de alarma, decidió reorganizar sus reuniones para poder dar seguimiento diario y respuesta rápida e informada a la situación de crisis. Esto ha implicado el mantener una reunión diaria a primera hora del día para verificar el estatus de salud tanto de todas las mujeres acogidas en las residencias en las 3 fases diferenciadas como de las que reciben atención ambulatoria y de las propias trabajadoras.

Las reuniones nos han permitido mantenernos al día de las numerosas instrucciones y requisitos que nos han ido llegando de distintas administraciones públicas, coordinarnos con ellas en este nuevo escenario y seguir dando respuesta a las necesidades de las mujeres.

Nuestros servicios fueron declarados esenciales desde el primer momento de la crisis y hemos hecho un esfuerzo de adaptación, re-organización de los equipos, habilitación de herramientas informáticas, implantación de los requisitos sanitarios imprescindibles para dar continuidad al trabajo que realizamos. Han sido momentos de mucha intensidad en el trabajo y donde el compromiso de todas las profesionales implicadas ha permitido mantener de una manera eficaz, coordinada y adaptada a las circunstancias la actividad del proyecto.

Somos conscientes de que la crisis social que ya vivimos se va a extender mucho más allá que la crisis sanitaria. Seguimos trabajando, fuertemente cohesionados para afrontar los difíciles meses que tenemos por delante.

WordPress Lightbox Plugin