Una mirada desde las instituciones y las entidades especializadas europeas

Casi seis millones de personas han huido de Ucrania desde finales de febrero, cuando se produjo la invasión rusa. Nos encontramos ante una situación de desplazamiento masivo de población, que afecta principalmente a mujeres y niños, así como personas de edad avanzada. La inestabilidad y la agitación creadas por la guerra son terreno fértil para los tratantes que buscan explotar la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las personas desplazadas internas y refugiadas en terceros países. A este escenario se une el hecho de que, ya antes de la invasión rusa, Ucrania era un país de origen significativo para casos de trata; el conflicto actual ha exacerbado esta situación. Aunque aún es pronto para cuantificar la magnitud real de la situación, las primeras semanas transcurridas desde el inicio de la guerra en Ucrania han mostrado posibles casos de trata de personas, y las entidades especializadas han comenzado a recibir solicitudes de apoyo a posibles víctimas de trata, tanto en países limítrofes como en otros países europeos. El contexto es fluido y cambiante, pero en vista de que el conflicto no parece que vaya a terminar pronto, es posible prever que la situación de riesgo y vulnerabilidad se va a mantener e, igual, incrementar a lo largo de los próximos meses, a medida que las personas refugiadas se enfrenten a la necesidad de establecerse durante más tiempo en otros países europeos y comiencen a acceder al mercado laboral. Los últimos meses han mostrado cómo el nexo entre conflictos bélicos y trata de personas se ha colocado en la agenda pública por primera vez de una manera central y clara. Tanto las autoridades regionales europeas como las autoridades nacionales y las organizaciones de la sociedad civil especializadas han sido conscientes desde el primer momento de la vulnerabilidad a la trata de las personas que huyen de Ucrania. El 4 de marzo de 2022 se activó por primera vez la Directiva Europea de Protección Temporal, que concede protección temporal a los nacionales ucranianos y a los ciudadanos de fuera de la UE que residían permanentemente en Ucrania antes de la guerra y que huyeron del país después del 24 de febrero de 2022, y permite a los Estados Miembro ampliar esta protección a otras categorías de personas, como, de hecho, hizo el Estado Español. Además, en estos meses se han ido publicando distintos documentos que tienen como objetivo facilitar la comprensión de los riesgos y vulnerabilidades de las personas que huyen del conflicto en Ucrania a la trata, así como proponer áreas de acción conjunta:
  • La Strada Internacional/Freedom Fund – Evaluación rápida de los riesgos y las lagunas en la respuesta a la trata de personas.

Este informe, elaborado entre los meses de marzo y abril en base a entrevistas en profundidad con personas que trabajan en organizaciones especializadas sobre el terreno (incluidos voluntarios, traductores, refugiados y desplazados), una visita a Polonia, y las respuestas a un cuestionario, incluidas las de Proyecto Esperanza y SICAR cat, pretende ofrecer una evaluación rápida de los riesgos de trata y explotación creados por el conflicto en Ucrania y las lagunas de la actual respuesta a la trata, con el fin de determinar las acciones a llevar cabo para reducir y prevenir la trata antes de que sea demasiado tarde. El informe identifica una serie de factores que aumentan la vulnerabilidad de las personas a la trata, e incluye recomendaciones en torno a aquellos ámbitos prioritarios de actuación para hacer frente a los riesgos reales y potenciales de la trata y la explotación.
  • Comisión Europea – Plan común de lucha contra la trata de personas para hacer frente a los riesgos de trata de seres humanos y apoyar a las posibles víctimas entre las personas que huyen de la guerra en Ucrania –

El Plan ha sido desarrollado por la Coordinadora Europea contra la Trata, que lo presentó el pasado 17 de mayo durante la reunión de la Red de Relatores Nacionales y Mecanismos Equivalentes y la Plataforma de la Sociedad Civil de la UE contra la trata de seres humanos. El Plan se articula en torno a cinco objetivos:
  1. Reforzar la concienciación sobre los riesgos de la trata de seres humanos y crear líneas de ayuda específicas. Reforzar la prevención contra la trata de seres humanos.
  2. Mejorar la respuesta policial y judicial a la trata de seres humanos.
  3. Mejorar la identificación temprana, el apoyo y la protección de las víctimas de la trata de seres humanos.
  4. Abordar los riesgos de la trata de seres humanos en países no pertenecientes a la UE, especialmente en Ucrania y Moldavia.
  • Grupo de Expertos de Trata del Consejo de Europa (GRETA)

Nota Orientativa sobre cómo afrontar los riesgos de la trata de seres humanos relacionados con la guerra en Ucrania y la consiguiente crisis humanitaria – El objetivo de esta Guía es ayudar a los Estados europeos a dar asistencia inmediata a las personas que huyen de Ucrania y detectar posibles víctimas y trata de forma rápida y sin necesidad de reformas estructurales. La Guía aborda una amplia gama de cuestiones, como el registro de personas que huyen de la guerra y el establecimiento de rutas seguras para hacerlo, la asistencia inmediata y la integración, la información y la sensibilización, la detección de posibles víctimas y de trata entre las personas refugiadas y desplazadas internas, así como la cooperación, la coordinación y la recogida de datos. Esta campaña busca proporcionar información y consejos prácticos a las personas ucranianas que buscan refugio, y trabajo, de forma segura. Proyecto Esperanza y SICAR cat han apoyado esta campaña proporcionando nuestros detalles de contacto, incluido el teléfono 24 horas.
WordPress Lightbox Plugin