De víctimas de Trata a supervivientes

8 de Marzo  | Día Internacional de la Mujer

El apoyo integral , basado en sus necesidades individuales, es esencial para la recuperación física, psicologica y social

  • En este día queremos reconocer y visibilizar el coraje, la valentía y la fortaleza de las mujeres que han sufrido este delito para retomar su vida y salir adelante.
  • Es fundamental seguir mejorando en la identificación de casos desde una perspectiva de Derechos Humanos para que las víctimas tengan acceso real a sus derechos y a un proceso de recuperación.
  • Según los datos sobre trata de Seres humanos ofrecidos por el Ministerio del Interior[i] en el balance 2015 de las potenciales víctimas de trata sexual detectadas por las Fuerzas de Seguridad sólo el 0,96 % han sido identificadas formalmente como víctimas de trata sexual. En el caso de las potenciales víctimas de trata laboral fueron identificadas formalmente un 1,24%.
  • Las mujeres que han sufrido la trata con fines de explotación tienen derecho a que se les garantice el acceso a una asistencia y un apoyo integral y especializado que les posibilite una recuperación (física, psicológica y social) real.
  • Proyecto Esperanza –Adoratrices ha atendido de forma integral en los últimos 17 años a 850 víctimas de Trata, de 40 nacionalidades diferentes, adoptando una perspectiva de derechos humanos, intercultural y de género. Nigeria es el país de procedencia que concentra un mayor número de mujeres, seguido de Rumanía, Paraguay y China.
  • En 2015 un 97,5% de las mujeres atendidas por el Proyecto se muestran “muy satisfecha y satisfecha” con los servicios ofrecidos. El 66% de las mujeres atendidas cumplen sus objetivos en los términos acordados en su Plan Personal de intervención.
  • La entidad ofrece su intervención acreditada en calidad, según el modelo EFQM[ii] de manera continuada desde hace 5 años obteniendo 300 puntos en la última autoevaluación.

Madrid, 8 de marzo de 2016. El Proyecto ESPERANZA- Adoratrices, que trabaja desde el año 1999 ofreciendo un apoyo integral a la mujer víctima de Trata, atendiendo a 850 mujeres de 40 nacionalidades. Marta Gonzalez, Coordinadora de Proyecto ESPERANZA añade: “Son mujeres que han sufrido gravísimas violaciones de los derechos humanos que con el apoyo especializado adecuado e individualizado pueden retomar su vida y nos dan a toda la sociedad ejemplo de resiliencia y de esperanza a través de su capacidad de recuperación”.


Es fundamental seguir mejorando en la IDENTIFICACIÓN de casos desde una perspectiva de Derechos Humanos

Según los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior en el balance 2015 de Prevención y Lucha contra la Trata de Seres humanos en España, de las 13.879 potenciales víctimas de trata sexual detectadas por las Fuerzas de Seguridad en 2015 sólo 133, el 0,96 %, fueron identificadas formalmente como víctimas de trata sexual. (650 fueron reconocidas como víctimas de explotación sexual, pero no de Trata). En el caso de las 10.835 potenciales víctimas de trata laboral, fueron identificadas formalmente 134 personas, un 1,24%, como víctimas de trata. (676 fueron reconocidas como víctimas de explotación laboral, pero no de Trata)

APOYO ESPECIALIZADO integral y desde una propuesta empoderadora hacia la mujer

El centro de la intervención desde el Proyecto Esperanza se basa en una valoración individual de cada caso junto a cada mujer, tomando en cuenta su edad, nivel formativo, situación familiar, experiencia de vida, la situación de violencia y explotación vivida, así como sus fortalezas, sus logros, sus objetivos y sus sueños para proyectarlos hacia el futuro y diseñar un plan de intervención personalizado junta a ella, que le ayude para avanzar en su recuperación.

Ana Almarza, Directora de Proyecto ESPERANZA- Adoratrices añade: “Nuestro enfoque a la hora de intervenir con las mujeres es ellas sean las protagonistas de su propio proceso para transformar su situación pasando de ser “víctima” a “superviviente”, evitando la revictimización y facilitando su empoderamiento”. Desde su inicio, Proyecto ESPERANZA ha seguido una filosofía de trabajo basada en la defensa y promoción de los derechos de la mujer. “Nuestro esfuerzo se ha concentrado en potenciar e impulsar la autonomía de la mujer que ha sufrido la trata, ayudándola a protagonizar su propia recuperación e integración social y a retomar las riendas de su vida”, añade Almarza.

IMPULSAR procesos de recuperación personal, retomar el proyecto migratorio y ACOMPAÑAR a la Mujer en su proceso de integración social y laboral

La intervención se basa en un modelo intercultural, igualitario, empoderador y del reconocimiento. González añade: “Es necesaria la valoración y respeto a las diferentes culturas, abierta a la diversidad, mirando a las mujeres desde su bagaje y como transmisoras de su riqueza cultural para beneficiarnos de la diversidad cultural”

“Cuando llegué estaba sin ropa, sólo con lo puesto y nada más, tuve mucho apoyo, y comprensión del momento que estaba pasando, también de la lejanía de la familia. Los primeros días estaba dormida, cansada…”

“El Proyecto me ayudó en todo, es como mi familia. Me dio casa, me ofreció los cursos de castellano, de informática, trabajo…estuve muy bien. Me ofrecieron cariño y cuidados, todo lo que no tenía.”

El equipo educativo trabaja desde la igualdad y el respeto a las elecciones personales de las mujeres y de aceptación a la decisión de inmigrar y generarse un futuro fuera de su país. González añade: “Valoramos sus potencialidades y recursos personales, creemos en ellas, apoyamos y respetamos sus decisiones para generar una mirada resiliente y empoderadora”.

“Me daban casa, comida, protección y una información clara sobre todo lo relacionado con el juicio y el tema de los papeles, de lo que yo no tenía ni idea. Después de tanto tiempo sin poder ir al médico, para mí poder hacerlo era disfrutar de un lujo de la vida. Y podía también pedir una psicóloga. Además, tenía mi abogada y por eso todo lo del juicio se movió más rápido y me ponían más atención cuando llamaba por teléfono para ver cómo iban mis papeles. Me sentía especial, en el buen sentido”.

APOYO INTEGRAL: residencial, educativo, médico, psicológico, sociolaboral

Esta área de atención es el eje fundamental del Proyecto y gira por un lado en torno a la provisión de servicios residenciales (casas de acogida y cobertura de necesidades básicas), en condiciones de seguridad y dignidad para las mujeres que necesitan un alojamiento, y servicios de información y apoyo en el ámbito médico, psicológico, jurídico y sociolaboral, ofrecidos desde el Centro Día.

“En Proyecto ESPERANZA me ofrecieron vivienda y mucho apoyo psicológico, jurídico y laboral. Al principio, yo tenía mucho miedo de denunciar lo que me había pasado, pero con el tiempo me sentí más segura y entendí que esa gente tenía que pagar por lo que me habían hecho. Conseguí mi permiso de residencia al poner una denuncia y colaborar con la policía”.

El trabajo se desarrolla en una red de recursos residenciales, casa de emergencia, casa de permanencia, dos pisos de Autonomía y una oficina de servicios, ubicados en la Comunidad de Madrid. Esta red está conectada con otros recursos asociados tanto de la propia institución, como de otros organismos, particularmente con la Red de Centros y Servicios para Mujeres de la Comunidad de Madrid, a través de un concierto firmado con esta institución desde al año 2007. El proceso de acogida integral a la mujer víctima de Trata se estructura en varios DEPARTAMENTOS:

  1. IDENTIFICACIÓN cuyo objetivo es detectar a mujeres víctimas de la trata con fines de explotación, para ofrecerles orientación y/o información sobre sus derechos, opciones y accesibilidad a los recursos.
  2. EDUCATIVO cuyo objetivo es la acogida Integral de las mujeres en las distintas fases del Proceso Educativo – RESTABLECIMIENTO, CONSOLIDACIÓN, AUTONOMÍA- acompañándolas en su proceso de recuperación personal e integración social, y en el restablecimiento de los Derechos Humanos que les han sido vulnerados. Ofreciendo, a quien lo necesite, la posibilidad de estructuras residenciales adaptadas a cada una de las fases. El domicilio es anónimo/ confidencial y se cubren las  necesidades básicas de la mujer; Alimentación,  vestido, transporte, comunicación con la familia, dinero de bolsillo.

“Las actividades se realizaban fuera de casa, yo iba por la mañana a hacer los cursos de catering y de tarde me iba al colegio, donde todavía sigo estudiando,… y luego también me iba a buscar trabajo… Cuando llegaba de noche, me sentaba un rato a hacer los deberes y la educadora me ayudaba. Siento que en este tiempo de acogida he aprendido a valorar más a las personas y a comprender más las cosas de la vida, situaciones difíciles, cosas que no he entendido he aprendido a entenderlas. El acompañamiento lo veo muy positivo y sirve de mucho. Además ayudan muy bien, son muy buenas educadoras y se aprende bastante con ellas”.

  1. TRABAJO SOCIAL cuyo objetivo es detectar, acompañar y evaluar el proceso social de las mujeres en la sociedad de acogida, para la mejora de su autonomía. Se quiere facilitar el acceso a los diferentes servicios prestaciones sociales y redes institucionales / tejido social para lograr potenciar soportes de ayuda mutua para su proceso de inserción social, en coherencia con el Plan de Intervención Individual que se diseña con cada mujer.
  2. SALUD cuyo objetivo es facilitar el acceso de las mujeres víctimas de trata, a un nivel de bienestar en relación a su salud integral, que les permita mejorar su calidad de vida. Este objetivo se concreta en ofrecer un servicio de orientación y/o mediación social y sanitaria, así como ofrecer la información y orientación que favorezca una buena alimentación, higiene, descanso y la práctica del ejercicio físico. Por último la propuesta se concreta también en ofrecer un servicio de Salud Psicológica para el logro de su bienestar emocional desde terapias individuales y sesiones grupales.

“Se llora tanto, estás dolida por la situación que has pasado, llamas a tu familia y otra vez lloras, o te ha pasado algo o tienes este problema, otra vez lloras, el ambiente te permite expulsar todo, decir todo, siempre podíamos tener una atención individual”.

  1. JURÍDICO cuyo objetivo es facilitar a las mujeres víctimas de la trata, el acceso a la justicia, así como a una situación administrativa regular, para el ejercicio efectivo de sus derechos. Nos planteamos los siguientes resultados: posibilitar la acreditación de identidad de la mujer indocumentada, posibilitar el acceso a la justicia para el ejercicio efectivo de sus derechos jurídico-penales y propiciar el acceso a una situación administrativa regular y a derechos laborales.

“Durante la investigación los policías hicieron bien su trabajo. En esos nueve meses desde que denuncié hasta el juicio me fueron informando de lo que encontraban y me daban ánimos. Me decían que todo iba bien, que le iba a caer una buena condena. Yo no creía que le iban a pillar, pues pensé que si era español y tenía dinero seguramente le iban a creer a él y no a mí. Cuando salió la sentencia, aunque no me sentí recompensada, me sentí orgullosa de mí misma. Era como decirle que conmigo no se juega. Venía de vivir una situación brutal donde no podía decir nada, ni salir de casa. Cuando la gente me trataba como una persona, me parecía increíble”.

  1. SOCIOLABORAL cuyo objetivo es acompañar el proceso de capacitación e inserción laboral de las mujeres en la sociedad de acogida para la mejora de su autonomía. El proyecto trabaja con los siguientes indicadores y criterios a la hora de valorar este objetivo:
  • Nivel de implicación en su proceso (capacidad de gestionar actividades relacionadas con su inserción laboral y formativa): bolsas de empleo, Inem, cuenta bancaria, afiliación nº SS
    • Autonomía para la búsqueda del trabajo
    • Habilidad de mantener un trabajo
    • Igualar o sobrepasar los indicadores AROPE

“Conseguí una oferta en el sector de hostelería a través de Proyecto ESPERANZA, que tenía contacto con una empresa. Esta empresa me hizo la oferta de empleo y en un plazo de más o menos dos meses me dieron la autorización para trabajar. Enseguida me incorporé a mi puesto de trabajo”.

  1. RETORNO cuyo objetivo es facilitar el retorno voluntario y seguro al país de origen a mujeres víctimas de la trata, ofreciéndoles apoyo para conseguir los medios económicos y la documentación necesaria para el viaje para darle viabilidad a una decisión autónoma de retorno.

[i] http://www.interior.gob.es/documents/10180/5559091/bal_TSH_sexual_laboral_delitos_odio_2015.pdf/bb67e5cc-a51a-4ce5-ae7a-0dcd396ec70d

[ii] (European Foundation for Quality Management). Más información: http://www.proyectoesperanza.org/proyecto-esperanza-comparte-con-la-nueva-directora-general-de-la-mujer-la-obtencion-del-diploma-de-calidad/