Esta semana en la que se conmemora el Día Europeo contra la Trata el próximo domingo 18 de octubre, lanzamos la última pieza de la campaña “Conocer es transformar” del proyecto #TambienEsTrata que quiere promover la protección de las víctimas de trata de personas para todos los fines de explotación, en este caso para #criminalidadforzada.

Este proyecto coliderado por Proyecto Esperanza y Sicar Cat pretende lograr que se garantice la aplicación de estándares de derechos humanos a todas las mujeres víctimas de trata de aquellas finalidades de explotación más invisibilizadas y que permanecen ocultas, para garantizar la protección de todas las víctimas y su acceso a derechos. Es necesario conocer y entender todas las finalidades de la trata para poder prevenir, detectar, identificar proteger, garantizar acceso a derechos a todas las víctimas, evitar impunidad y garantizar reparación y compensación.

Superposición de violencias

La trata de personas es un delito complejo que se produce en un contexto y en una realidad igualmente complejas. Esta complejidad se ve reflejada, por ejemplo, en la superposición de explotaciones que a menudo encontramos al escuchar los relatos de las víctimas y a la hora de analizar los casos a los que damos respuesta. Esta superposición de finalidades de explotación aparece, por ejemplo, en casos en los que se produce una imposición de trabajo o servicios forzados en el empleo del hogar junto a una explotación sexual no lucrativa, o trata para matrimonios forzados, o cuando una víctima de trata para explotación sexual es también obligada a cometer hurtos u otras actividades delictivas.

Igualmente, encontramos el fenómeno de la finalidades de explotación distintas que se producen de forma consecutiva, por ejemplo, en casos de mujeres “originariamente” víctimas de trata con finalidad de explotación para realizar actividades delictivas que, una vez han sido detenidas numerosas veces y, por tanto, son menos “efectivas” en esta área son explotadas sexualmente en prostitución por sus tratantes.

Criminalidad Forzada

Hoy nuestro foco de atención se centra en conocer la trata con fines de explotación para la comisión de actos delictivos a través del testimonio de Astrid, porque eso #TambienEsTrata.

La definición de trata de personas incluida en el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas (Protocolo de Palermo) del año 2000, no incluye la explotación para realizar actividades delictivas como uno de los fines de explotación. Sin embargo, y a medida que ha aumentado el conocimiento de, y la sensibilización hacia, finalidades de explotación que habían pasado desapercibidas originariamente se han ido añadiendo en los instrumentos de lucha y de monitoreo contra la trata de seres humanos nuevos fines de explotación bajo el epígrafe “otras finalidades de explotación”.

En España, el artículo 177 bis del Código Penal reformado en 2015 incluye la explotación para realizar actividades delictivas como una de las finalidades de la Trata de seres humanos.

La trata para la comisión de actividades delictivas debe entenderse como la explotación de una persona para que cometa, por ejemplo, carterismo, hurtos en comercios, tráfico de estupefacientes y otras actividades similares que están castigadas con penas e implican una ganancia económica”.

Aunque existen diferencias a nivel nacional en cuanto al tipo de actividades criminales a través de las cuales se explota a las víctimas de trata, el proyecto RACE in Europe indica, que las principales actividades criminales en las que son explotadas las personas objeto de trata con esta finalidad de explotación en Europa son, entre otras:

  • Robo (incluido el carterismo, el robo en cajeros automáticos, el robo en tiendas o el robo de metales).
  • Cultivo de cannabis.
  • Producción de metanfetamina.
  • Tráfico / contrabando de drogas.
  • Producción de productos falsificados (como DVD y cigarrillos).

La voz de las supervivientes

Astrid tiene 28 años y es de nacionalidad colombiana. Estudia un grado superior y, paralelamente, trabaja para poder costearse los estudios y ayudar en el sustento familiar. Vive con su madre, un hermano mayor y una hermana menor, ambos con menores a cargo y se encuentran en una situación de fuerte precariedad económica.

A través de Instagram conoce una persona de nacionalidad búlgara, afincada en España, llamada Dragos. Con él entabla una relación a distancia que durará meses.

…[]…Le ofrece la posibilidad de trabajar en el empleo del hogar o en el cuidado infantil y hasta le promete matrimonio para regularizar su situación administrativa. Ante la falta de oportunidades en su país de origen y la perspectiva de una nueva vida en España con la persona de la que está enamorada, Astrid acepta y viaja siguiendo las instrucciones de Dragos que es quien se encarga de organizar y pagar todos los gastos derivados del viaje (billetes de avión, trámites de visado, etc).

…[] Contrariamente a lo que le había dicho, Astrid vive sola en la habitación alquilada. Dragos le explica que, de momento, no pueden vivir juntos porque su madre está muy enferma y debe cuidar de ella.
Transcurrido un mes aproximadamente, Astrid es conducida a casa de otro amigo de Dragos también de nacionalidad búlgara que está llena de ropa. Se trata de ropa robada en tiendas y centros comerciales de diferentes zonas de la ciudad y otras provincias de España para después venderla en Bulgaria y otros países. En ese momento, Dragos le explica que puede ganar mucho dinero trabajando para él y la persuade para hacerlo.

…[] Transcurridos 6 meses, tras acumular varias causas penales en su contra y alguna orden de expulsión, Astrid decide poner fin a esta situación de explotación, rompe la relación sentimental y sale del domicilio en el que tenía alquilada la habitación.

Descarga el caso completo de Astrid (PDF)

WordPress Lightbox Plugin