Un 96% de ocupación de las plazas de acogida disponibles en nuestros recursos residenciales durante el Estado de Alarma.

Una vez finalizado el Estado de Alarma decretado por el Gobierno para hacer frente a la situación de crisis creada por el coronavirus SAR-CoV-2 (COVID-19), desde Proyecto ESPERANZA queremos resaltar que la situación vivida en los últimos meses ha reforzado nuestro compromiso con una intervención de calidad, integral y especializada que ofrezca a cada una de las mujeres con las que trabajamos un espacio de confianza y apoyo que les permita recuperar el control sobre sus propias vidas.

Entre el 14 de marzo de 2020 y el 21 de junio de 2020 Proyecto ESPERANZA ha atendido, tanto en las casas de acogida como en el centro de día, a 136 personas, de las cuales 126 fueron mujeres, y 10 fueron menores a cargo de sus madres. Esto ha significado un 96% de ocupación de las plazas de acogida disponibles en nuestros recursos residenciales durante el Estado de Alarma.

En estos meses la atención profesional por parte de los equipos multidisciplinares de Proyecto ESPERANZA no sólo no ha cesado, sino que nuestra máxima prioridad ha sido garantizar el derecho a una asistencia integral de todas las mujeres víctimas de trata, a la vez que dábamos respuesta a las necesidades derivadas de esta nueva realidad en condiciones de máxima seguridad, tanto para ellas como para el equipo profesional. Para ello, hemos adaptado a la nueva situación los distintos servicios que ofrecemos, lo cual ha permitido continuar acompañando a las mujeres víctimas de trata en su proceso de recuperación personal e integración social y laboral desde el Área de Intervención Social, el Programa de Formación y Empleo, el Área de Acompañamiento Educativo y las Áreas de Atención Jurídica y de Salud Integral. La situación creada por la pandemia ha tenido efectos específicos en las mujeres víctimas de trata, las cuales presentan una vulnerabilidad psicológica y emocional que hace que ante una situación compleja, estresante o difícil presenten mayores niveles de malestar psicológico que la población en general.

Nos preocupa mucho la salud mental de las mujeres y estaremos especialmente atentas a todas las señales que a lo largo de estos meses hemos ido pudiendo constatar, para poder acompañar, desde una atención profesional, la ansiedad que ha provocado esta situación.

Igualmente, durante el Estado de Alarma no se ha dejado de intervenir en nuevos casos en los que había potenciales víctimas de trata por parte del servicio especializado en la Detección e Identificación de Víctimas de Trata de Seres Humanos de Proyecto Esperanza. Es preciso llamar la atención sobre el aumento de llamadas a los teléfonos 24h durante estos meses.

WordPress Lightbox Plugin