25 de noviembre | Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Además de ser una violación de Derechos Humanos, son manifestaciones extremas de violencia de género

  • La desigualdad, la discriminación y violencia contra la mujer son causa y consecuencia de la trata de personas. La trata supone, además de una violación de los derechos humanos una forma de violencia contra la mujer porque afecta a nivel global de forma desproporcionada a mujeres y a niñas por el mero hecho de serlo.
  • Durante los próximos dos años la entidad especializada #contralatrata que este año cumple su 20 aniversario, va a desarrollar junto a Sicar CAT, una línea prioritaria de sensibilización hacia aquellas formas de trata que permanecen aún ocultas e invisibilizadas (trata para explotación laboral, para mendicidad forzada, matrimonios forzados, entre otras etc.).
  • Proyecto ESPERANZA reitera de nuevo la necesidad de una Ley Integral para la Prevención, Asistencia y Protección a las víctimas de la Trata de Seres Humanos, tal y como solicitó en su comparecencia ante el Congreso de los Diputados en 2017 con motivo del Pacto de Estado contra la violencia de Género.

Madrid, 25 de Noviembre de 2019. En el día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Proyecto ESPERANZA, quiere aportar su reflexión y su experiencia para denunciar una forma particularmente grave e invisibilizada de violencia de género: la trata de mujeres con fines de explotación.

Marta González, Coordinadora de sensibilización de Proyecto ESPERANZA compareció el 8 de mayo de 2017 ante la subcomisión en el Congreso de los Diputados, creada en el seno de la comisión de igualdad para un Pacto de Estado en materia de Violencia de Género, para visibilizar cómo la trata de seres humanos afecta de manera desproporcionada a mujeres y niñas a nivel global, motivo por el que es considerada como una manifestación de la violencia de género. El 71% de las víctimas de trata en el mundo son mujeres (51%) y niñas (20%) y ello es consecuencia directa de la situación de mayor vulnerabilidad en la que se encuentran, como consecuencia de la desigualdad, la discriminación y la violencia a la que están expuestas, por el hecho de ser mujeres y niñas.

De acuerdo con la definición de violencia contra la mujer del Convenio de Estambul, debemos afirmar que la trata de mujeres y niñas supone una forma de violencia contra la mujer ya que implica “actos de violencia basados en el género que conllevan para las mujeres daños o sufrimientos de naturaleza física, sexual, psicológica o económica, incluidas las amenazas de realizar dichos actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, en la vida pública o privada”; Además, determinadas formas de trata suponen «violencia contra la mujer por razones de género» ya que son formas de violencia contra una mujer por el hecho de serlo o porque les afectan desproporcionadamente. Las formas de trata para explotación que tienen una incidencia desproporcionada en mujeres y niñas son, como mínimo:

  • Trata para explotación sexual (comercial o no), incluida la pornografía
  • Trata para explotación laboral en sectores fuertemente feminizados, como el servicio doméstico o el trabajo en “salones de belleza”, o en determinados sectores de la agricultura.
  • Trata para matrimonio forzado
  • Trata para la gestación de bebés para su posterior venta o para adopciones ilegales

Sensibilizar frente a las formas más invisibilizadas de trata

Para contribuir a erradicar la trata de seres humanos es necesario centrar esfuerzos en ver la magnitud y la complejidad del problema, prestando atención a todas las formas de trata, además de la explotación sexual, las trata para explotación laboral, para mendicidad forzada, criminalidad forzada y matrimonios forzados, entre otras manifestaciones. Existe además una superposición de violencias contra la mujer que en algunos casos puede suponer que una misma mujer víctima del delito para varias formas de explotación simultáneas o consecutivas.

Durante los 2 próximos años, Proyecto ESPERANZA va a desarrollar junto con Sicar CAT una línea de trabajo prioritaria que permita realizar un diagnóstico y análisis de la situación, así como elaborar recomendaciones, materiales formativos y actividades de formación con agentes clave en el sector para mejor la detección, identificación y atención integral a estas formas de trata que permanecen aún ocultas e invisibilizadas.

Las diferentes manifestaciones de la violencia de género se interrelacionan, mujeres y niñas sufren con frecuencia diversas formas de violencia de manera simultánea y/o consecutiva. Es lo que sucede por ejemplo con muchas mujeres y niñas procedentes de África Subsahariana, muchas de las cuales han sido víctimas de la mutilación genital femenina en su infancia o juventud y, posteriormente, tratando de huir de la violencia, o engañadas cuando buscan una vida mejor, caen en redes de trata que las traen a Europa para someterlas principalmente a explotación sexual en la prostitución. También es el caso de mujeres que sufren simultáneamente la trata para explotación laboral y la trata para explotación sexual.

El año pasado atendimos a 194 personas y nos encontramos con muchos casos en los que la mujer ha sufrido ya en origen y en tránsito a Europa situaciones graves de violencia de género como la mutilación genital, matrimonios forzosos, violencia sexual para terminar posteriormente en España sometida a trata con fines de explotación añade González.

Alianza y trabajo en red: Accem y Comunidad de Madrid

Como parte de sus actividades de sensibilización anuales, Proyecto ESPERANZA participa en jornadas y seminarios de otras entidades e instituciones como la convocada por ACCEM mañana 26 de noviembre: “La otra cara de la trata”, en la que se van a presentar los resultados del informe NOVICOM, financiado por Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social (MITRAMISS) y por el Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI), en el que Proyecto ESPERANZA también ha participado, dentro de los actores clave entrevistados para realizar el diagnóstico de realidad sobre las otras formas de trata que afectan a las mujeres, más allá de la trata para la explotación sexual. El objetivo es fomentar el conocimiento, la sensibilización y la puesta en marcha de acciones de apoyo social a víctimas de trata, personas en riesgo de serlo o personas en situación de vulnerabilidad. En concreto la coordinadora de sensibilización participará en la mesa redonda: Retos en la atención y protección de las víctimas de trata para otras formas de explotación y formas de trata combinada.

Por otro lado, la Presidencia de la Comunidad de Madrid ha otorgado este año a Marta González Manchón, Coordinadora del Área de Sensibilización de Proyecto ESPERANZA, un reconocimiento con motivo del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres por su trayectoria en la lucha contra la trata y su contribución en la protección a las mujeres víctimas de este delito.

Agradecemos este gesto de la Comunidad de Madrid que nos impulsa a continuar nuestra misión y esperamos y deseamos que sea un reflejo del compromiso ineludible de las autoridades en la lucha contra la trata y la protección y apoyo integral a las supervivientes de esta violación de derechos humanos, añade González.

 

WordPress Lightbox Plugin