ARTE AL SERVICIO DE LAS VÍCTIMAS DE TRATA

Lágrimas Negras: “Lograr que 2600 mujeres cosan un tapiz gigante capaz de concienciar con la Trata”

  • Proyecto ESPERANZA reunió el pasado lunes a 30 mujeres en un taller solidario de creación colectiva para contribuir y participar en el proyecto Lágrimas Negras de la artista Alejandra Corral (Kuska).
  • Este espacio facilitó el encuentro  entre voluntarias, profesionales y mujeres que han sido víctimas de la trata, con la finalidad de visibilizar y concienciar a la sociedad contra la  trata de personas a través del arte.
  • La obra de tapicería gigante se está realizando con la contribución de cientos de mujeres de todo el mundo que añaden sus piezas al conjunto como representación de las lágrimas vertidas por la mujeres cuyos derechos humanos se violan a diario.
  • Los beneficios de la subasta de la obra, prevista en torno al 8 de Marzo de 2015, serán destinados a Proyecto ESPERANZA y Fundación Amaranta de Adoratrices.

Madrid, 28 de enero de 2014. Arte como instrumento de concienciación contra la trata. Bajo el proyecto artístico “Lágrimas Negras” liderado por la artista e investigadora Alejandra Corral el equipo del Proyecto ESPERANZA de Adoratrices reunió ayer por la tarde a voluntarias, profesionales, colaboradoras y mujeres víctimas de la trata, en torno a una misma causa: visibilizar y concienciar a la sociedad sobre la grave violación de Derechos Humanos que supone la trata de personas.

El proyecto se basa en la idea de que el arte puede ser una herramienta de concienciación y transformación social. Bajo esta premisa, Lágrimas Negras añade Alejandra Corral: “tiene por objetivo la concienciación social a través de un objeto de arte de creación colectiva para llamar la atención sobre la violación de los Derechos Humanos de la mujer y particularmente sobre la trata con fines de esclavitud sexual.”

Por ello BlackTears Project* se realizará bajo parámetros casi exclusivamente femeninos:

  • La obra consiste en un tapiz gigante (28 metros X 2 metros) realizado mediante la técnica del “petit point”, que desde siempre se ha considerado como típica del sexo femenino.
  • En la realización de la obra participan en exclusiva mujeres. Cualquier mujer que tenga conocimiento del proyecto puede solicitar su participación en el mismo con independencia de su edad, el país de procedencia, profesión, etc.
  • La imagen final de la obra consiste en una mujer cuyo corazón se ha parado de dolor, rodeada de las lágrimas vertidas por las mujeres cuyos derechos humanos han sido violados.

La idea consiste en conseguir el mayor número de participantes posible, para crear una obra de grandes dimensiones, con la esperanza de que la sinergia de todas estas mujeres trabajando por una causa común, a través de la creación de una única obra de arte colectiva, tenga como resultado que algo cambie para alguna de esas mujeres cuyos derechos humanos no se respetan.

Una vez que se haya recibido el último cañamazo terminado, cuya fecha límite de entrega es el 5 de marzo de 2014, fecha próxima al día internacional de la Mujer, se finalizará la obra y se expondrá junto con el registro de participantes y el vídeo explicativo de la misma. “Tenemos prevista la exhibición de la obra en 10 ciudades de todo el mundo para difundir el proyecto y visibilizar esta dura realidad”, añade Corral.

Un año después, en marzo de 2015, se procederá a la subasta de la obra y todos los beneficios tanto por la venta de la misma, como, en su caso por el merchandising resultante, se destinarán al Proyecto Esperanza y a la Fundación Amaranta, que luchan contra la trata y la esclavitud sexual de mujeres y niñas, tanto en España como en Siliguri (India).

Antonio Rivas, Coordinador de Gestión y Formación comentó: “Cuando Alejandra nos dio a conocer su proyecto nos entusiasmó, conectamos enseguida con la idea de participar en una obra colectiva, realizada por y para mujeres como herramienta de sensibilización. Esta obra tiene un enorme potencial para llegar a la gente y para transmitir la necesidad de implicarnos todos y todas en dar a conocer la dura realidad de la trata y comprometernos a trabajar para su erradicación”.