Año: 2008

Tipo: Informes. Revista voces.

Revista Voces contra la Trata 6

La integración, entre sueños y decepciones

Cuando una mujer que ha sufrido la trata de personas con fines de explotación consigue salir de esa situación y opta por quedarse en el país de destino, en este caso en España, tiene que hacer frente a un proceso de adaptación e integración que no resulta fácil y en el que conviven y se mezclan sueños y nuevas oportunidades con barreras y decepciones.

En este camino, las mujeres víctimas de la trata parten de una situación de especial vulnerabilidad, entre otras razones por haber sido víctimas de un delito violento con las secuelas físicas y/o psíquicas que ello puede acarrear, porque se encuentran en situación administrativa irregular en la mayoría de los casos, porque su proyecto migratorio estaba ligado a la persona o la red que las captó con el objetivo de someterlas a explotación y no cuentan aquí con familiares, ni personas conocidas que les puedan servir de apoyo. Todo ello unido a las dificultades que comparten con la población inmigrante en general, como son el desconocimiento del idioma y/o del contexto cultural y social de la sociedad receptora.

Además, la supuesta “sociedad de acogida” se convierte en muchas ocasiones en “sociedad de rechazo”, en la que las mujeres inmigrantes tienen ya un rol asignado que cumplir del cual es difícil zafarse y en la que ellas afrontan como mejor pueden la difícil tarea de hacerse un lugar, un hueco (conseguir una vivienda, tejer relaciones sociales y de pareja, disfrutar de su tiempo de ocio, etc.), bandeándose entre el estigma y la discriminación.

En este nuevo número de Voces contra la trata de mujeres, analizamos algunos indicadores que nos pueden dar luz sobre la integración de las mujeres en nuestra sociedad y nos acercamos de la mano de sus testimonios a las vivencias y sentimientos que genera en ellas todo este proceso. Nos asomamos también a la situación que tienen en otros países de nuestro entorno y reflexionamos sobre el estigma de la prostitución como elemento que condiciona la inserción de aquellas mujeres que han sufrido la trata con fines de explotación sexual. Queremos resaltar, sobre todo, su coraje y su fuerza para afrontar todas estas dificultades y para tejer redes de solidaridad entre ellas en una sociedad donde se las trata muchas veces como ciudadanas de segunda, cuando no se las criminaliza por el simple hecho de no tener “papeles”.

Sociedad de acogida

Las mujeres víctimas de la trata explotadas en prostitución, en labores agrícolas, en mendicidad, nunca han estado “fuera” de ningún sitio, al contrario, son ingredientes en una cadena productiva muy exitosa, que genera miles de millones de euros. ¿Dónde si no van a parar los 18.000 millones de euros que mueve el fenómeno de la trata anualmente a nivel global?

“Estoy mejor en España, porque la comida y la educación no le falta a mis hijos que es lo más importante. Creo que en este país, mis hijos van a ganar al acceder a una educación que yo no tuve. Espero que saquen una carrera. En mi país muchos niños se quedan sin estudiar, o como mi madre que no puede leer. Esa es mi lucha diaria y que más adelante cuando tengan más años que no cometan mis equivocaciones. Yo también quiero estudiar algo que me dé un trabajo con mejores oportunidades”.

Julia

Víctima real de trata de Salvador

Evaluaciones de impacto

Vídeos

publicaciones propias

revistas monográficas sobre trata

WordPress Lightbox Plugin