Edad: 27

País: Bolivia

Tipo: Explotación sexual no comercial. Testimonios.

LA VOZ DE LAS SUPERVIVIENTES

Diana

Diana esperando el autobús en su primera entrevista de trabajo.

Una historia de valentía

Las redes sociales como medio de captación

Diana procede de una zona rural de Bolivia y es la mayor de 7 hermanos. Tiene muy buena relación con su familia y como hermana mayor se siente responsable de ayudar a sus hermanos. Ante las dificultades económicas que estaban pasando, Diana se trasladó a la capital de su provincia. Se fue abriendo camino como cantante, yendo de pueblo en pueblo, ofreciendo conciertos en las ferias y cantando en bodas y otros eventos. Cada vez era más conocida en su zona y tenía numerosas solicitudes de actuaciones, con lo que podía ir ganando algo de dinero y ayudando a su familia.

Se abrió un perfil en la red social Facebook para utilizarla en el plano profesional, colgando videos de sus actuaciones para darse a conocer y aumentar así las posibilidades de que la contrataran para diferentes eventos. A través de Facebook contactó con ella un hombre boliviano, llamado Raúl, afincado en España. Le escribía con frecuencia felicitándola por su trabajo, actuaba como un admirador más y se comportaba de forma respetuosa y formal. Tras varios meses intercambiando mensajes él comenzó a animarla para que viniera a Europa. Le decía que él llevaba muchos años residiendo en España y que tenía una buena posición ya que trabajaba como ingeniero. Le dijo que podía ayudarla, que tenía un amigo que se ofrecía a grabarle un video promocional de calidad y que ello la ayudaría mucho a progresar en su carrera.

Diana tenía muchas dudas ya que ella nunca se había planteado salir al extranjero pero Raúl fue poco a poco venciendo sus miedos y sus recelos, se ofreció a pagarle el billete, alojarla en su casa y apoyarla. Finalmente Diana se animó, pensando que era una oportunidad que debía aprovechar por el bien de su familia y que no tendría nada que perder por intentarlo. Venía a España con la idea de estar aquí solamente unas semanas y regresar posteriormente a Bolivia para continuar allí con su vida.

Cuando llegó a España, Raúl fue a recogerla al aeropuerto y la trasladó a su domicilio. Diana enseguida se dio cuenta de que Raúl se había fabricado una identidad falsa y que no era realmente la persona que decía ser en Facebook. Le había mandado fotos falsas y todo lo que le había contado de él era mentira, por ello Diana se preocupó y se agobió mucho y le dijo a Raúl que se quería volver a Bolivia. Desde ese momento Raúl la retuvo en el domicilio bajo llave, la agredía y explotaba sexualmente, obligándola a mantener relaciones sexuales con él en contra de su voluntad.

Diana no paraba de pensar en cómo poder pedir ayuda y escapar pero tenía mucho miedo porque él la vigilaba constantemente. Intentaba razonar con él y convencerle de que la dejara marcharse, le decía que no le denunciaría, pero él se ponía muy agresivo y violento, la insultaba y amenazaba con hacerle daño si ella no le obedecía. No le dejaba acercarse ni a la ventana ni a la puerta. Sólo le permitía mandar de vez en cuando un mensaje a su familia, para que no se preocuparan, pero supervisaba los mensajes antes de que ella los mandara.

Tras una semana entera retenida y explotada sexualmente, Diana consiguió, en un momento de descuido de Raúl, pedir ayuda a un vecino que avisó al policía. La policía acudió al domicilio, liberaron a Diana y detuvieron a Raúl. Desde el teléfono de Emergencia Social de la Comunidad de Madrid derivaron el caso al Proyecto Esperanza.

Acogimos a Diana en nuestro recurso de atención de emergencia, donde recibió apoyo psicológico, médico y social.

La acompañamos en la ratificación de denuncia ante el juez y la apoyamos ofreciéndole información y orientación sobre sus derechos y opciones. Diana quiso contarle a su familia por teléfono todo lo que había sucedido y ellos le ofrecieron mucho apoyo y consuelo. Diana tenía muy claro que no quería permanecer en España y que quería regresar a su país. Desde el Proyecto Esperanza la apoyamos para que pudiera regresar en las mejores condiciones posibles.

Eva Sancha

Abogada, Proyecto ESPERANZA

Teléfono 24 horas
607 542 515

365 días al año, 7 días a la semana, 24 horas al día

Una llamada a tiempo supone el acceso a derechos para las víctimas y luchar contra la impunidad de los tratantes

Si estás viviendo, o has vivido una o varias de estas situaciones:

  • Trabajas en algo que no quieres
  • Te sientes engañada o explotada
  • No te pagan por tu trabajo
  • Tienes que entregar a alguien el dinero que ganas
  • Tienes que pagar una deuda
  • No te permiten descansar
  • Te han quitado tu pasaporte/documento/papeles
  • Te tratan mal, te amenazan o te pegan
  • No tienes libertad para decidir
  • Tienes miedo por ti o por tu familia

¡NO ESTÁS SOLA, QUEREMOS AYUDARTE!

Descarga nuestro folleto en: Inglés · Chino · Francés · Rumano

Quizás te interese también

Chantall

Chantall

Diana

Diana

Valentina

Valentina

Samira

Samira

Dona y apoya
Proyecto Esperanza

En estos 20 años Proyecto ESPERANZA ha contribuido a la visibilización y denuncia del fenómeno de Trata en España a través de su trabajo en red y el trabajo de intervención directa con la mujer desde un enfoque de DD.HH, Perspectiva de Género e Interculturalidad.

WordPress Lightbox Plugin