Edad: 28

País: Colombiana

Tipo: Comisión de actividades delictivas. Testimonios.

La voz de las supervivientes

Astrid

Imagen de la campaña de #TambienEsTrata para realizar actividades delictivas

SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD

Astrid tiene 28 años y es de nacionalidad colombiana. Estudia un grado superior y, paralelamente, trabaja para poder costearse los estudios y ayudar en el sustento familiar. Vive con su madre, un hermano mayor y una hermana menor, ambos con menores a cargo y se encuentran en una situación de fuerte precariedad económica.

CAPTACIÓN/ TRASLADO/ RECEPCIÓN /ALOJAMIENTO

A través de Instagram conoce una persona de nacionalidad búlgara, afincada en España, llamada Dragos. Con él entabla una relación a distancia que durará meses. Durante este tiempo, él se muestra especialmente atento con ella y su familia, se interesa por su bienestar y en varias ocasiones le envía dinero para contribuir en el sustento familiar.

Está muy interesado en formalizar la relación y, una vez afianzada la relación de confianza y el vínculo emocional, le ofrece viajar a España para vivir juntos. Le ofrece la posibilidad de trabajar en el empleo del hogar o en el cuidado infantil y hasta le promete matrimonio para regularizar su situación administrativa.
Ante la falta de oportunidades en su país de origen y la perspectiva de una nueva vida en España con la persona de la que está enamorada, Astrid acepta y viaja siguiendo las instrucciones de Dragos que es quien se encarga de organizar y pagar todos los gastos derivados del viaje (billetes de avión, trámites de visado, etc).

Una vez en España, Dragos la va a recoger al aeropuerto y la lleva a un piso de un amigo suyo, también de nacionalidad búlgara, donde tiene alquilada una habitación.

MEDIOS DE SOMETIMIENTO Y SITUACIÓN DE EXPLOTACIÓN:

Contrariamente a lo que le había dicho, Astrid vive sola en la habitación alquilada. Dragos le explica que, de momento, no pueden vivir juntos porque su madre está muy enferma y debe cuidar de ella.

Transcurrido un mes aproximadamente, Astrid es conducida a casa de otro amigo de Dragos también de nacionalidad búlgara que está llena de ropa. Se trata de ropa robada en tiendas y centros comerciales de diferentes zonas de la ciudad y otras provincias de España para después venderla en Bulgaria y otros países. En ese momento, Dragos le explica que puede ganar mucho dinero trabajando para él y la persuade para hacerlo.

Ante la negativa de Astrid, Dragos le recuerda que tiene una deuda contraída con él, que está en situación irregular en España y que no tiene dinero, llegándola a amenazar con denunciarla a las autoridades.

En estas circunstancias, y sin más alternativa, Astrid accede a hacerlo. A partir de entonces es sometida a explotación para realizar actividades delictivas bajo el control estricto de Drago y su amigo, acompañada de otra mujer búlgara encargada de instruirla. El amigo de Dragos era el encargado de trasladarla, recoger las prendas y recontar el valor de las mismas. Debía aportar la cantidad de 4.000 euros al día pero, a pesar de las promesas de dinero, Astrid apenas podía disponer de efectivo. Lo poco que podía quedarse para ella (aproximadamente entre 200 y 300 euros) debía destinarlos a pagar los traslados en coche, las comidas y los hoteles en caso de viajar a otras provincias. En todo momento debía estar acompañada y tenía prohibido relacionarse con nadie más que no fuera Dragos y sus “socios”. Cada vez eran más frecuentes los episodios violentos con Dragos que de manera gradual fue incrementando el grado de control, amenazas y agresiones verbales.

HUIDA/ SALIDA DE LA SITUACIÓN DE TRATA

Transcurridos 6 meses, tras acumular varias causas penales en su contra y alguna orden de expulsión, Astrid decide poner fin a esta situación de explotación, rompe la relación sentimental y sale del domicilio en el que tenía alquilada la habitación.

A través de una persona particular a quien le explica su situación, finalmente consigue ser atendida por una entidad especializada.

#CriminalidadForzada 

En España, el artículo 177 bis del Código Penal reformado en 2015 incluye la explotación para realizar actividades delictivas como una de las finalidades de la Trata de seres humanos.

La trata para la comisión de actividades delictivas debe entenderse como la explotación de una persona para que cometa, por ejemplo, carterismo, hurtos en comercios, tráfico de estupefacientes y otras actividades similares que están castigadas con penas e implican una ganancia económica”.

Marta González

Coordinadora de Sensibilización de Proyecto ESPERANZA

Teléfono 24 horas
607 542 515

365 días al año, 7 días a la semana, 24 horas al día

Una llamada a tiempo supone el acceso a derechos para las víctimas y luchar contra la impunidad de los tratantes

Quizás te interese también

Astrid

Astrid

Naima y Malika

Naima y Malika

Chantall

Chantall

Diana

Diana

Quizás te interese también

Astrid

Astrid

Naima y Malika

Naima y Malika

Chantall

Chantall

Diana

Diana

Dona y apoya
Proyecto Esperanza

En estos 20 años Proyecto ESPERANZA ha contribuido a la visibilización y denuncia del fenómeno de Trata en España a través de su trabajo en red y el trabajo de intervención directa con la mujer desde un enfoque de DD.HH, Perspectiva de Género e Interculturalidad.

WordPress Lightbox Plugin